martes, 2 de mayo de 2017

THE LAST GUARDIAN



Después de jugar a sus dos antecesores (aunque no son estrictamente primeras partes) tenia ganas de jugar a la obra creada por el Team ICO, aun sabiendo que es un juego peculiar como pocos, al igual que lo fueron sus anteriores obras, que para nada me disgustaron.



Ya la creación de este título comenzó al terminar Shadow of the Colosus para PS2, esta nueva obra iba ha estar destinado a PS3, pero su creación se alargo hasta llegarnos a PS4, cosa que ayudado a pulir muchas cosas que en PS3 no hubieran sido posibles, pero también ha desesperar a todos los fans, inclusive a SONY.



Los juegos del Team Ico son especiales, tienen un aura de cuento fantástico, en el que con unas mecánicas pausadas y puzzles atrayentes crean un ambiente único que calan profundo.

Esta vez la excusa empieza cuando un animal volador mitad pájaro mitad perro nos secuestra de nuestra aldea, y nos lleva a un territorio inhóspito lleno de trampas mortales. El animal al intentar llegar al lugar es herido de gravedad y pierde su condición maligna, y a partir de aquí empieza nuestra aventura por lograr descubrir que esta pasando, donde estamos, porque nosotros y intentar ayudar al animal para así poder cooperar juntos.

Como todos sus juegos, este tambien nos va a tocar la fibra, la conexion que se acaba consiguiendo entre los personajes acaba llegando, y sentiremos de verdad cada momento vivido entre los dos.

Jugablemente es un juego en tercera persona en donde controlamos al chico, que puede ir dándole ordenes al animal y así cooperar para solucionar diferentes situaciones. Los puzzles están bien pensados y en todo momento son situaciones creíbles en los que las físicas ayudan a dar sentido.



Conforme avanzamos cada vez nos complicaran mas las cosas, pero también decir que hay cierta repetición en las acciones ha llevar, ademas de un control algo anticuado y no demasiado preciso ayudan a restarle puntos al asunto, así como ahuyentar a muchos jugadores que se han quejado abiertamente del control.

La verdad que cuesta acostumbrarse y hay momentos duros en los que el animal no nos hace ni caso, con el consecuente cabreo y apagado de la consola, suerte que soy una persona pausada y le suelo dar dos y tres oportunidades a las cosas.

Aun así con las horas se minimizan los fallos del control y ya sabes por donde te puede fallar el asunto, y se acaba disfrutando.



Gráficamente tenemos una de cal y otra de arena, a primer vistazo el juego entra, y muy bien, el nivel artístico es muy alto, grandes edificaciones, bien planteadas, buen detalle del chico y sobretodo del animal, que es todo un espectáculo verlo moverse con cualquiera de sus animaciones. El chico esta bien, pero junto con un control extraño sus animaciones no me acaban de entrar, me recuerdan demasiado a las arcaicas del ICO original.

Después hay que añadir un problema aun mas grave, el frame rate, la verdad que es inaceptable que un juego que empezó su andadura en PS3, con muchas texturas aun de ésta, no consiga un buen frame rate durante muchas partes del juego, incluso llegando en momentos a ser cansino. Esta claro que se debe a falta de optimización por el cambio de arquitectura entre PS3 y PS4 pero no es justificable para un juego que lleva 10 años en producción.

El apartado sonoro vuelve con momentos épicos en su banda sonora, pero también tira mucho del típico silencio ambiental para dar credibilidad al momento solitario que se vive en el juego.

Conclusión:

 Un gran juego de autor, con defectos si, pero si se le da la oportunidad nos enseña un cuento fantástico lleno de magia especial, donde impera la amistad y epicidad como solo el Team Ico sabe contar.

+Gran historia
+Puzzles
+Gráficos
-Frame rate y defectos varios
-Control


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge